Un paseo por los Parrot Zik 3, los auriculares más 'techies' para el iPhone

Ahora que Apple ha abierto el debate sobre la forma en la que usamos los auriculares en el iPhone puede ser un buen momento para echar un ojo a qué alternativas inalámbricas hay en este momento en el mercado. En este sentido, un fabricante no ha querido limitarse únicamente en la calidad del audio sino que ha apostado abiertamente por ofrecer soluciones tecnológicas avanzadas sobre todo en lo que toca a la interfaz.

Es posible que Parrot nos resulte mucho más familiar como aquel fabricante de dispositivos manos libres (o recientemente como exitosa marca de drones), pero lo cierto es que la firma francesa se ha esforzado por ofrecer un producto premium en los Zik 3, sus auriculares inalámbricos over-era y evolución del modelo anterior.

Controles táctiles y acabado premium

Al abrir la caja y sostener los Zik 3 en las manos, uno siente de forma simultánea dos cosas: está ante unos auriculares indudablemente premium, por un lado, y por otro… el diseño no deja indiferente a nadie (lleva la firma de Philippe Starck). Esto último puede ser un punto a favor o en contra del equipo, sobre todo sabiendo que se trata de algo tan expuesto y que llevaremos en nuestra cabeza. Un diseño arriesgado que hará que te mires varias veces al espejo antes de salir de casa.

Sin embargo, las posibles reticencias estéticas se pueden vencer rápidamente una vez se haya emparejado el equipo e instalado la aplicación iOS que lo gestiona: Zik 3 apuesta claramente por el futuro, al menos en lo que toca a la interfaz y cómo gestionamos los auriculares. Lo primero que a uno le llama la atención es la ausencia total de botones: no los hay por ningún lado y es así porque Parrot ha optado por una superficie táctil que gestiona todo.

Bluetooth y con cancelación de ruido

En poco tiempo se hace uno con los toques para pausar la música y los deslizamientos para gestionar el volumen o cambiar de canción. Realmente todo resulta muy sencillo y pronto te olvidas de buscar botones a ciegas con el dedo. Pero con los auriculares ya puestos, se sienten rápidamente las otras ventajas: la ausencia de cables y la cancelación de ruido, esta última, con un algoritmo ‘auto adaptativo’ que mide el sonido ambiental y que es realmente eficaz.

Zik 3 apuesta claramente por el futuro, al menos en lo que toca a la interfaz y cómo gestionamos los auriculares

La app para el iPhone es muy funcional y servirá para gestionar la cancelación de ruido y el ecualizador, que permite configurar el sonido de forma táctil y grabar diferentes escenas. Jugando con el ecualizador es como se logra una calidad de sonido excelente, algo que se espera en unos auriculares de esta categoria.

Los Zik 3 cuentan con detalles como que al quitarlos de la cabeza se apagan automáticamente y cómo no, son compatibles con Apple Watch. El gran inconveniente de los auriculares es sin duda una duración de la batería que se puede quedar un tanto justa para los más melómanos: 7 horas con la cancelación de ruido activada según registros del fabricante.

En Applesfera